Más tecnología, menos emisiones: YCZ, SZRR y XTZ125

Yamaha tiene dentro de su portafolio tres modelos que tienen dos características que a simple vista podrían parecer contradictorias: la alimentación por carburador y la homologación en la norma Euro 3, lo que las hace más amigables con el medio ambiente. Aquí te vamos a explicar por qué y cómo es posible la convivencia de estas dos condiciones.

El Carburador

El carburador no es bueno ni malo, simplemente es diferente. Durante años, fue el principal sistema de alimentación de nuestras motocicletas y en general de los motores a gasolina. Poco a poco hemos ido migrando hacia la inyección electrónica. Sin embargo, el carburador ha seguido evolucionando y hoy tenemos una alimentación eficiente y adecuada para las necesidades de los motores.

Este es un elemento de alimentación de combustible como lo es la inyección electrónica. El carburador mezcla en su interior la gasolina y el aire que necesita el motor para funcionar; este se ajusta para que se entregue la mezcla correcta para cada motor.

Una de las ventajas del carburador es la simpleza del mecanismo, lo que le permite un fácil ajuste de acuerdo a las necesidades del terreno y el piloto.

Los sistemas de control de emisiones

Las emisiones contaminantes son un resultado indeseable de los motores de combustión interna. Sin embargo, en la industria se ha avanzado en sistemas de control de emisiones para hacer del disfrute de nuestros motores una actividad  sustentable.

Estos son algunos de esos sistemas de control que les permiten a las Yamaha YCZ, SZRR y XTZ125 cumplir con el exigente estándar de emisiones Euro 3:

Blue Core: genera un incremento de la eficiencia del combustible.

Catalizador de tres vías: reduce el  impacto del monóxido de carbono, el óxido de nitrógeno y los hidrocarburos en la calidad del aire.

AIS: es un sistema de inducción de aire en el escape para reducir las emisiones contaminantes.

Reducción de peso: el tener que mover menor masa optimiza el uso de la energía.

Reducción de las fricciones de los rodamientos: al tener menos resistencia, el vehículo circula con mayor rendimiento, consumiendo menos y generando menos emisiones.

El eslabón más importante: el piloto

Lo más importante en el control de las emisiones es aumentar la eficiencia en la conducción. El estilo de manejo del piloto es fundamental para reducir las emisiones.