Cuidados de la motocicleta en cuarentena cuando la tenemos guardada

El Aislamiento Preventivo Obligatorio decretado por el Gobierno Nacional nos ha llevado a tener que bajarnos de la motocicleta y dejar nuestra pasión en pausa.

Nadie está preparado para esta situación de confinamiento y sabemos que trae consigo algunos retos, entre ellos ¿cómo cuido de mi motocicleta mientras está estacionada por estos días?

A continuación, queremos compartir algunas recomendaciones sobre el cuidado y almacenamiento de la motocicleta, en estos momentos en que nos encontramos en cuarentena.

Nota: Recuerda siempre leer el Manual de Propietario, allí encontrarás más información y detalles para que conserves tú motocicleta en óptimas condiciones.

Almacenamiento por periodos cortos de tiempo:

Guarda siempre la motocicleta en un lugar fresco y seco, y si es preciso, protégela contra el polvo con una funda porosa. Verifica que el motor y el sistema de escape estén fríos antes de cubrir la motocicleta.

Precaución:

Si guardas la motocicleta en un lugar mal ventilado o la cubres con una lona cuando todavía esté mojada, el agua y la humedad penetrarán en su interior y se oxidará.

Para prevenir la corrosión, evita sótanos húmedos, establos (por la presencia de amoníaco) y lugares en los que se almacenen productos químicos fuertes.

Batería

Para evitar que se descargue de la batería de tu motocicleta, podrías encenderla una vez a la semana siguiendo el siguiente procedimiento y teniendo muy en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Ubica la motocicleta en un lugar abierto y ventilado, que sea plano y seguro, para evitar que los gases de escape se acumulen al interior de tu vivienda.

¡Cuidado! Por ningún motivo enciendas la motocicleta en un lugar cerrado, esto podría hacer que se concentren los gases de escape y esto es perjudicial para la salud.

Nota: En el caso de motocicletas Scooter, usa el soporte central (gato central) para realizar este procedimiento.

2. Enciende la motocicleta y déjala encendida por máximo 10 minutos.

¡Cuidado! El motor y el sistema de escape pueden calentarse mucho; por esto, es muy importante que la ubiques en un lugar en el que resulte difícil que los peatones o los niños puedan tocarlos y quemarse.

Quédate cerca de la motocicleta en todo momento durante este procedimiento, así evitarás que otra persona (o incluso un niño) la manipulen y con esto evitar posibles accidentes.

3. Apaga la motocicleta y recuerda parquearla en un lugar seguro.